Malditos hipsters, nos han robado nuestros mostachos.